Posiciones bondage para dejarse llevar por la dominación y la sumisión

bondage

4 Posiciones para iniciarse en bondage

Ay…atar para dominar, para someterse y disfrutar de una sesión de sexo inolvidable. En este sentido, bondage es una técnica en la cual – mediante ataduras eróticas se consigue explorar terrenos tanto a nivel físico como mental, lo que resulta en nuevas formas de placer.

Un placer que se consigue mediante ataduras específicas para dejar al descubierto zonas altamente erógenas y así dejarse llevar por la tortura más placentera. Para ello, en el arte de bondage existen una gran cantidad de posturas que van desde muy sencillas hasta complicadas… ¡Incluso con suspensiones!

¿Quieres iniciarte en bondage con las mejores posturas? Hoy te contamos algunos secretillos y las posturas que más nos gustan en LoversParadise…¡toma nota!

1. Misionero con tobillos en la cabeza

Consiste en atar las piernas de tu compañero al cabecero o si no lo tienes, puedes atar sus piernas con muñecas para que estén en una especie de misionero con los tobillos por cabeza.

Para empezar, puedes darle una pequeña palmada en el trasero y decirle que volverás en unos minutos…así disfrutarán de la excitación de la incertidumbre.

Cuando vuelvas, puedes elegir ‘portarte bien’ dándole el placer que se merece, o de lo contrario, portarte mal y acercarte a sus zonas más erógenas sin tocarlas…¡Toda una tortura!

2. La Mazmorra

Como si de una auténtica mazmorra se tratara, esta postura consiste en tumbarse boca arriba y con los brazos y piernas extendidos sobre la cama, así tendrás todo el placer disponible para ti…sin que el ‘condenado’ se pueda mover.Para hacer la postura, puedes utilizar cuerdas o esposas que se atan por debajo del colchón.

3. El arresto

Además de proporcionar placer a nivel físico, estas posturas permiten jugar con roles muy excitantes.

Así, esta postura consiste en identificar a tu pareja como sospechosa…para lo que tendrás que cachear y quitarle toda la ropa para esposarle con las manos detrás de la espalda.

Dile que necesitarás vendarle los ojos, es solo un procedimiento estándar. Haz un cacheo minucioso, usando tus manos y boca…o cuerpo. Si se retuerce o se excitan demasiado, puedes darle un cachete o con la fusta…Atrevido ¿verdad?

4. La sillita de la reina

Una silla puede dar mucho juego para que las zonas erógenas entren en contacto.

Así, en una silla se ata a la persona sumisa con las manos por detrás del respaldo. Los tobillos también se atan.

Con esta vulnerabilidad ya puedes hacer lo que prefieras: desde jugar sin tocar directamente, hasta utilizar toda clase de juguetes para que desee liberarse y vengarse de placer.

5. Postura de la rana

Esta postura es perfecta para la vulnerabilidad más absoluta, para ello, pídele a tu compañero/a que se arrodille con los hombros tocando el colchón y los brazos estirados hacia atrás , entre las piernas. Luego ata los tobillos con las muñecas. De esta manera, puedes utilizar lubricante para acceder a los genitales durante el tiempo que quieras.

Recomendación: esta postura, así como también las anteriores ,puede llegar a ser incómodas, por lo que es necesario llevar a cabo un consentimiento de antemano con lo que puede hacer y lo que no.

Algunas recomendaciones bondage

Como verás, bondage es una práctica muy excitante que puede conllevar algunos riesgos si no se hace en un entorno seguro.

Por ello, antes de lanzarte a estas posturas, es necesario pactar de antemano una palabra de seguridad en caso de molestias físicas o mentales. También te recomendamos hacer unos nudos que se puedan deshacer fácilmente, y no hacerlos muy avanzados si no cuentas con experiencia. Por otro lado, tener unas tijeras a mano te ayudará a cortar las ataduras en caso de necesidad.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *